EL ARTE EN NUESTRA ESCUELA

La importancia del arte en la educación de los niños:

El arte es considerado una de las formas más naturales y espontáneas de la expresión infantil. Los niños pueden comunicar sus pensamientos, vivencias, sentimientos…

A los niños lo que les interesa no es el producto creado, sino vivenciar el placer de expresarse a través del arte, no es el fin sino el medio de expresión lo más importante para ellos.

La mayoría de nosotros y en especial los niños están acostumbrados a las asignaturas que se imparten en la escuela que en su mayoría son predominantemente informativas y estimulan más el hemisferio izquierdo del cerebro, por el contrario, el arte es una disciplina formativa, ayuda al niño a ser creativo, tener autoestima y le da la posibilidad de expresar su vida emotiva y sus sensaciones, es el hemisferio derecho el encargado de esta parte creativa, por tanto, si estimulamos ambas áreas del cerebro, estaremos favoreciendo el desarrollo cerebral del menor así como su desarrollo integral.

Arte2

Las primeras expresiones artísticas de los niños:

Los garabatos

Los garabatos son una de las actividades más importantes para el desarrollo intelectual, pues implica una evolución del pensamiento que parte de las experiencias exclusivamente sensoriomotrices, a través de la experimentación con el garabateo descontrolado, hasta etapas del pensamiento simbólico y abstracto, en las cuales el niño hará una representación de los objetos a través de dibujos que van desde los simples e imaginarios hasta los más complejos y con mayor cantidad de detalles para acercarse más a la forma real de los objetos.

Los garabatos y dibujos también son utilizados por los psicólogos para evaluar el estado psíquico y el bienestar emocional del niño.

La plastilina

El contacto directo con este material produce en los niños muchas reacciones internas, les permite descargarse emocionalmente, propicia la coordinación psicomotriz, lo relaciona con su medio y le permite al niño expresarse A nivel didáctico, permite, de manera divertida, que el niño aprenda a identificar colores, hacer combinaciones.

Si se divide la plastilina en varios pedazos se estará enseñando nociones de cantidad y tamaño. Además favorece la atención y el desarrollo del autoestima en todo momento porque crear formas, modificando su volumen, y obtener productos nuevos a partir de un material maleable, es una experiencia satisfactoria para todo niño.

La pintura con témpera

Estimula el área táctil al experimentar y deslizar la pintura por sus dedos y manos es una experiencia perceptiva y sensorial que permite conocer los diferentes colores primarios, secundarios, terciarios y complementarios. Es necesario que se le permita al niño jugar con este material, mezclar los colores y descubrir cómo se hace el color naranja, verde, morado, cómo oscurecer o aclarar un color, será muy divertido y placentero experimentar con la pintura, todos sus sentidos estarán en ejercicio favoreciendo la atención y concentración del niño, su empleo implica una variedad de sensaciones visuales, táctiles y kinestésicas.

El uso de témperas favorece la educación de la mano para la expresión gráfica y prepara al niño para el proceso de escritura. Es un excelente recurso terapéutico para disminuir inhibiciones, permite la expresión infantil.